Cuando decidas escoger un protector de pantalla para tu dispositivo móvil, debes tomar en cuenta las características infaltables que te mencionaremos en este artículo, a fin de que logres proteger ese accesorio tan importante como lo es tu celular.

Diversos tipos de protectores de pantalla

Lo primero que se debe hacer antes de elegir un protector de pantalla es seleccionar uno que se adapte perfectamente al teléfono, es decir que sea compatible. El siguiente paso será establecer su material de fabricación. Los tipos de protectores que se pueden encontrar son:

PET

Se trata del típico protector de plástico, que ofrecen una protección frente a arañazos producidas por uñas, llaves o monedas. Son muy livianos y muy delgados, además cuentan con el precio más económico del mercado, incluso vienen en packs.

Este protector es de tacto suave y son algo rígido, lo que significa una limitación si se desea adherir en teléfonos con pantallas curvas. Algunas marcas ofrecen protectores PET de buena calidad, con cortes que se ajustan al diseño del teléfono con precisión, además de mayor transparencia y calidad.

Cabe señalar, que los mismos van perdiendo la nitidez, debido a la grasa de los dedos, rayos del sol y por degaste por el paso del tiempo. Son perfectos para proteger la pantalla de teléfonos económicos o antiguos.

TPU

También se le denomina poliuretano termoplástico, el cual cuando es adherido al teléfono, queda con un aspecto que asemeja la piel de una naranja.

Se trata de un plástico que destaca gracias a sus propiedades elásticas, por su flexibilidad y resistencia frente a arañazos y al deterioro causado por aceites y grasas.

Este protector también cuenta con cierta capacidad para regenerarse de arañazos simples en poco tiempo, ya que absorbe esos golpes mínimos y mantiene su estructura.

Vidrio templado

Este tipo de protector no se recupera de arañazos como el TPU, pero son más resistentes y logran soportar mucho mejor los impactos y caídas; asimismo brindan mucha más transparencia.

Están compuestos por diversas capas sobrepuestas (silicona, antiglare y cristal templado), todas montadas sin ocupar más de 0,5 de grosor. Comparado con los dos protectores anteriores estos vidrios templados son más costosos, pero es una compra que vale la pena.

Aunque en el mercado existan protectores de pantalla con 8 y 9 en la escala de Mohs, esto no quiere decir que garantiza la protección total del teléfono, sobre todo en los impactos laterales, por ello lo esencial es acompañar la protección con una funda que posea bordes prominentes

Láminas con nanotecnología

Otro tipo de protectores de pantalla que están ganado mucha más popularidad son las láminas con nanotecnología. Se trata de una lámina ultra delgada, casi imperceptible, que cuenta con tecnología antiimpacto, golpes y caídas.

Este tipo de protectores suelen ser mucho más caros que todos los anteriores, por tratarse de un producto relativamente nuevo y con avanzada tecnología, que le dará muchísima más protección a tu teléfono. Gracias a sus instrucciones es un accesorio de fácil instalación.

3 características que no pueden faltar en un protector de pantalla

1.                 Que sea resistente a los golpes, arañazos y caídas

La mayoría de los protectores de pantalla suelen hacer referencia de su dureza empleando la escala de Mohs. Para que conozcas al respecto, es de señalar que la escala más alta es la similar a la dureza de un diamante.

Lo recomendable es que además de usar el protector de pantalla, utilices también una funda que cubra los bordes, que sea gruesa, como para proteger la pantalla de impactos laterales.

El grosor del protector es una diferencia notable, en el mercado existen los que cuentan con un grosor que van de los 0,2 mm a los 0,5 mm. Cabe señalar, que aunque el protector sea grueso, esto no implica que sea más resistente, allí entrarían en juego también los materiales, diseño y estructura interna y externa del móvil.

2.                 El grado de transparencia del protector

En el mercado se pueden encontrar protectores que poseen hasta un 95% de transparencia. En este caso el cristal templado es una opción popular que posee unos efectos de paso de luz atractivos, pero suelen atrapar muchas huellas dactilares y manchas al igual que las pantallas.

Por tal motivo lo más recomendable es optar por protectores de pantalla que cuenten con capa oleofóbica.

3.                 La experiencia táctil con el celular

Por lo general, la mayoría de los protectores suelen responder de buena forma al tocarse con un solo dedo, pero eso cambia cuando se requiere de experiencia multitáctil, ya que muchos no responden del mismo modo, sobre todo al tratar de hacer zoom con dos dedos.

En la actualidad también se hallan protectores con distintas funcionalidades, tales como: superficies antirreflejos o filtros de privacidad; estos sistemas disponen de un recubrimiento mate y resistencia extra frente a manchas.